viernes, 24 de junio de 2016

Brexit: Tratado de la Unión Europea Artículo 50

El día 23.06.2016 el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte ha votado en referendum a favor de abandonar la Unión Europea, a la que pertenecía desde su ingreso el 01.01.1973 en la Comunidad Económica Europea (CEE). El Reino unido había intentado entrar en la CEE en 1963 y en 1967, pero Francia vetó su entrada porque el presidente francés Charles de Gaulle dudaba del compromiso europeo del Reino Unido. Con el primer ministro Edward Heath, el Reino Unido consiguió su entrada en la CEE con la expectativa de sumarse al progreso económico de la CEE. Después vendrían los momentos de crisis, como los que se dieron con la primera ministra Margaret Thatcher, que en 1984 renegoció la contribución británica exigiendo recibir compensaciones por su menor uso de las ayudas agrícolas que recibían otros miembros como Francia. En el contexto de las elecciones generales de mayo de 2015 en Reino Unido, el partido de Nigel Farage, United Kingdom Independence Party (UKIP), demandaba electoralmente un referendum para decidir la salida de RU de la Unión Europea. El líder del partido conservador, David Cameron, en competencia electoral con UKIP, y para tratar de resolver posiciones divergentes en su propio partido, prometió en campaña electoral que convocaría un referendum sobre dicha cuestión antes de 2017. Cameron ganó las elecciones, se convirtió en primer ministro y convocó el referendum. Miembros del mismo gobierno de Cameron adoptaron posiciones contrarias a la de Cameron, quien defencía la permanencia en la UE. Al ganar el Brexit, Cameron anunció su dimisión, abriendo una crisis en el partido conservador. En el partido laborista la crisis también se produjo puesto que una parte importante de los votantes de dicho partido votaron contra la posición de su líder, Jeremy Corbyn, favorable a la permanencia en la UE. Escocia se plantea realizar un nuevo referendum para abandonar el Reino Unido, puesto que la mayoría de sus habitantes han apoyado la permanencia en la UE. Los defensores del Brexit, y especialmente UKIP, miran con simpatía a otros partidos políticos que en otros países también quieren salir de la UE: en Holanda, en Francia, en Italia, en Austria... El partido Alternative für Deutschland (AfD) ya ha pedido en Alemania el referendum para salir de la UE, siendo una fuerza política con apoyo creciente entre la población como lo viene demostrando elección tras elección, lo que hace que Angela Merkel (CDU) sea cada vez más prudente en relación con la mayor integración europea. Todos estos partidos anti-UE, sin embargo, quieren mantener el libre comercio entre los países de Europa, porque creen que sus productos son de calidad y competitivos, pero desean hacerlo sin el compromiso de formar parte de un grupo común en el que se produzcan transferencias desde los más ricos a los que lo son menos. Tampoco quieren una moneda común, ni la libre circulación de trabajadores. Piensan que los países económicamente más débiles de la UE aceptarán dichas condiciones porque están endeudados. Algunos responsables políticos en la UE querían que la respuesta al Brexit fuera una mayor integración europea, pero Angela Merkel ya ha dicho que la salida del Reino Unido de la Unión Europea es un punto de inflexión en la Unión Europea además de que ha puesto freno a las peticiones para resolver con rapidez la crisis con el Reino Unido. Las elecciones generales en Alemania son en otoño de 2017.  La Unión Europea está en una grave encrucijada.

El resultado final del referendum en Reino Unido ha sido:
  • Remain48%, 16.141.241 votos a favor de permanecer en la UE.
  • Leave: 52%, 17.410.742 votos a favor de abandonar la UE.
 
Procede aplicar el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea que establece lo siguiente:

Artículo 50

1. Todo Estado miembro podrá decidir, de conformidad con sus normas constitucionales, retirarse de la Unión.
2. El Estado miembro que decida retirarse notificará su intención al Consejo Europeo. A la luz de las orientaciones del Consejo Europeo, la Unión negociará y celebrará con ese Estado un acuerdo que establecerá la forma de su retirada, teniendo en cuenta el marco de sus relaciones futuras con la Unión. Este acuerdo se negociará con arreglo al apartado 3 del artículo 218 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. El Consejo lo celebrará en nombre de la Unión por mayoría cualificada, previa aprobación del Parlamento Europeo.
3. Los Tratados dejarán de aplicarse al Estado de que se trate a partir de la fecha de entrada en vigor del acuerdo de retirada o, en su defecto, a los dos años de la notificación a que se refiere el apartado 2, salvo si el Consejo Europeo, de acuerdo con dicho Estado, decide por unanimidad prorrogar dicho plazo.
4. A efectos de los apartados 2 y 3, el miembro del Consejo Europeo y del Consejo que represente al Estado miembro que se retire no participará ni en las deliberaciones ni en las decisiones del Consejo Europeo o del Consejo que le afecten. La mayoría cualificada se definirá de conformidad con la letra b) del apartado 3 del artículo 238 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.
5. Si el Estado miembro que se ha retirado de la Unión solicita de nuevo la adhesión, su solicitud se someterá al procedimiento establecido en el artículo 49.


El apartado 3 del artículo 218 del Tratado de Fundionamiento de la Unión Europea mencionado en el artículo 50 dice lo siguiente:

TÍTULO V
ACUERDOS INTERNACIONALES
Artículo 218
(antiguo artículo 300 TCE)

1. Sin perjuicio de las disposiciones particulares del artículo 207, para la negociación y celebración de acuerdos entre la Unión y terceros países u organizaciones internacionales se aplicará el procedimiento siguiente.
2. El Consejo autorizará la apertura de negociaciones, aprobará las directrices de negociación, autorizará la firma y celebrará los acuerdos.
3. La Comisión, o el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad cuando el acuerdo previsto se refiera exclusiva o principalmente a la política exterior y de seguridad común, presentará recomendaciones al Consejo, que adoptará una decisión por la que se autorice la apertura de negociaciones y se designe, en función de la materia del acuerdo previsto, al negociador o al jefe del equipo de negociación de la Unión.
4. El Consejo podrá dictar directrices al negociador y designar un comité especial, al que deberá consultarse durante las negociaciones.
5. El Consejo adoptará, a propuesta del negociador, una decisión por la que se autorice la firma del acuerdo y, en su caso, su aplicación provisional antes de la entrada en vigor.
6. El Consejo adoptará, a propuesta del negociador, una decisión de celebración del acuerdo. 

Con excepción de los acuerdos que se refieran exclusivamente a la política exterior y de seguridad común, el Consejo adoptará la decisión de celebración del acuerdo:
a) previa aprobación del Parlamento Europeo en los casos siguientes:
i) acuerdos de asociación;
ii) acuerdo de adhesión de la Unión al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales;
iii) acuerdos que creen un marco institucional específico al organizar procedimientos de cooperación;
iv) acuerdos que tengan repercusiones presupuestarias importantes para la Unión;
v) acuerdos que se refieran a ámbitos a los que se aplique el procedimiento legislativo ordinario o, si se requiere la aprobación del Parlamento Europeo, el procedimiento legislativo especial.
En caso de urgencia, el Parlamento Europeo y el Consejo podrán convenir en un plazo para la aprobación.
b) previa consulta al Parlamento Europeo en los demás casos. El Parlamento Europeo emitirá su dictamen en un plazo que el Consejo podrá fijar según la urgencia. De no haberse emitido un dictamen al término de dicho plazo, el Consejo podrá pronunciarse.
7. No obstante lo dispuesto en los apartados 5, 6 y 9, el Consejo, al celebrar un acuerdo, podrá autorizar al negociador a aprobar, en nombre de la Unión, las modificaciones del acuerdo para cuya adopción éste prevea un procedimiento simplificado o la intervención de un órgano creado por el acuerdo. El Consejo podrá supeditar dicha autorización a condiciones específicas.
8. El Consejo se pronunciará por mayoría cualificada durante todo el procedimiento.
Sin embargo, el Consejo se pronunciará por unanimidad cuando el acuerdo se refiera a un ámbito en el que se requiera la unanimidad para la adopción de un acto de la Unión y cuando se trate de acuerdos de asociación y de los acuerdos previstos en el artículo 212 con los Estados candidatos a la adhesión. El Consejo se pronunciará también por unanimidad sobre el acuerdo de adhesión de la Unión al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales; la decisión de celebración de dicho acuerdo entrará en vigor después de haber sido aprobada por los Estados miembros, de conformidad con sus respectivas normas constitucionales.
9. El Consejo adoptará, a propuesta de la Comisión o del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, una decisión por la que se suspenda la aplicación de un acuerdo y se establezcan las posiciones que deban adoptarse en nombre de la Unión en un organismo creado por un acuerdo, cuando dicho organismo deba adoptar actos que surtan efectos jurídicos, con excepción de los actos que completen o modifiquen el marco institucional del acuerdo.
10. Se informará cumplida e inmediatamente al Parlamento Europeo en todas las fases del procedimiento.
11. Un Estado miembro, el Parlamento Europeo, el Consejo o la Comisión podrán solicitar el dictamen del Tribunal de Justicia sobre la compatibilidad con los Tratados de cualquier acuerdo previsto. En caso de dictamen negativo del Tribunal de Justicia, el acuerdo previsto no podrá entrar en vigor, salvo modificación de éste o revisión de los Tratados.
 

Artículo 219
(antiguo artículo 111, apartados 1 a 3 y 5, TCE)
1. No obstante lo dispuesto en el artículo 218, el Consejo, bien por recomendación del Banco Central Europeo, bien por recomendación de la Comisión y previa consulta al Banco Central Europeo con el fin de lograr un consenso compatible con el objetivo de la estabilidad de precios, podrá celebrar acuerdos formales relativos a un sistema de tipos de cambio para el euro en relación con las monedas de terceros Estados. El Consejo se pronunciará por unanimidad, previa consulta al Parlamento Europeo y con arreglo al procedimiento establecido en el apartado 3.
El Consejo, bien por recomendación del Banco Central Europeo, bien por recomendación de la Comisión y previa consulta al Banco Central Europeo con el fin de lograr un consenso compatible con el objetivo de la estabilidad de precios, podrá adoptar, ajustar o abandonar los tipos centrales del euro en el sistema de tipos de cambio. El Presidente del Consejo informará al Parlamento Europeo de la adopción, del ajuste o del abandono de los tipos centrales del euro.
2. A falta de un sistema de tipos de cambio respecto de una o varias monedas de terceros Estados con arreglo al apartado 1, el Consejo, bien sobre la base de una recomendación de la Comisión y previa consulta al Banco Central Europeo, bien sobre la base de una recomendación del Banco Central Europeo, podrá formular orientaciones generales para la política de tipos de cambio respecto de estas monedas. Estas orientaciones generales se entenderán sin perjuicio del objetivo fundamental del SEBC de mantener la estabilidad de precios.
3. No obstante lo dispuesto en el artículo 218, cuando la Unión tenga que negociar acuerdos en materia de régimen monetario o de régimen cambiario con uno o varios terceros Estados u organizaciones internacionales, el Consejo, sobre la base de una recomendación de la Comisión y previa consulta al Banco Central Europeo, decidirá sobre las modalidades de negociación y celebración de dichos acuerdos. Las citadas modalidades de negociación garantizarán que la Unión exprese una posición única. La Comisión estará plenamente asociada a las negociaciones.
4. Sin perjuicio de las competencias y de los acuerdos de la Unión sobre la unión económica y monetaria, los Estados miembros podrán negociar en los foros internacionales y celebrar acuerdos internacionales.


Algunas reflexiones de interés:

El mapa de resultados según The Guardian 24.06.2016 señala que Irlanda del Norte, Escocia y Londres han votado mayoritariamente por permanecer en la UE:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario. En breve será publicado.
Thanks for your comment. It will be published as soon as possible.